En un hotel ubicado en el centro de la bahía de Palma y próximo a puntos estratégicos de la ciudad, se nos solicita una propuesta de ajardinamiento interior. La misma debe de cumplir los siguientes requisitos:

-Llamativa y singular

-Integrada con el mobiliario de diseño y decoración de interior.

-Bajo mantenimiento. Se opta por gran parte de planta artificial y preservada.

- Que se adapte a poca incidencia de luz directa, y, por el contrario, exposición elevada de luz artificial.

Teniendo en cuenta las características del lugar y las peticiones del cliente, pensamos en una propuesta combinada entre planta natural, artificial, y preservada.

En las zonas bajas o a cota de la superficie del terreno, la planta natural es la protagonista por excelencia, excepto en algún sector con muy poca luz, en donde optaremos por planta artificial en maceta, que se integrará muy bien al espacio. Las macetas escogidas son de terracota estilo mallorquín de formas cubicas y rectangulares que se integran muy bien con las líneas rectas de la estructura del hotel, como también aportan un toque clásico y elegante. 

Para las estructuras en altura de hierro y madera, escogimos propuestas de planta colgante, artificial y preservada, en distintas texturas, formas, y tonalidades. Los contenedores elegidos son cestos colgantes combinados de fibra de coco y de mimbre.  La propuesta se completa con accesorios colgantes de cristal, adornos de planta colgante, y variedad de maceteros y jardineras pequeñas con planta artificial, apoyada en estantes. 

En su conjunto, se obtiene un resultado espectacular, muy integrado, y armonioso entre los diferentes composiciones y distribución de los materiales.