Las vallas de seguridad para piscina son una prioridad cuando hay niños pequeños y/o mascotas. Las mismas son fácilmente desmontables, lo que agrega una característica muy atractiva para el cliente. La estructura se divide en paneles y puertas de acceso. La instalación es realizada por personal cualificado, y el montaje tiene una garantía de 5 años. El producto cuenta con ficha técnica y homologación correspondiente. No precisa mantenimiento.

El material de construcción del vallado es tejido pvc y dracón, y resisten un impacto de hasta 130kg. Pueden tener una altura máxima de 1,22m. Para su instalación y montaje se utilizan anclajes de pvc. El vallado se fabrica en varios colores, lo cual permite la adaptabilidad e integración del producto a todo tipo de ambiente. El diseño y la estética están pensados para cumplir con la funcionalidad de proteger, sin obstruir la visión de la piscina.

Publicado: 17 de Julio de 2017